viajar

Mi mas reciente trabajo, me dio momentos bacanes para pensar caleta de cosas.

La gente que me conoce podría corroborar que, cuando en chile gozaba de un salario acomodado y estable, idas a restaurantes y carretes de fin de semana, siempre senti -y lo dije- que la vida era muy poca. Ahora, lavando loza en mi mas reciente trabajo, senti que la vida era suficiente. Con eso, creo que me acerqué -hasta el momento- lo que más podía a decir lo que siempre esperé que alguien dijera sobre una experiencia de viaje y, toqué de nuevo y creo que por tercera vez, lo que se llama “felicidad”.

Puesto que, viniendo de mi, lo que dije recien es una GRAN cosa, espero que a alguno le sirva pa atreverse a hacer weas. Al final, creo que eso es lo que marca el gran “echar de menos” de una vida “convencional” v/s una vida “a puros piqueros”. De pronto, siento que Blenheim no fue un mal accidente y que es el lugar justo para estar y la vida en ciudad parece prometer los mismos vicios de cualquier parte -repito, por ahora-. La cosa es que, un poco como acaba de decir lucybell en la canción que está sonando “si veo rodar la vida solo esperando su estúpida detención” llegamos siempre al comfort por conformismo.

Por ejemplo, hoy me trajo un camión que transportaba troncos (el primer camion de como 40 autos que me han llevado en el tiempo que he estado acá), el otro dia me llevó una van terrible de abc1 con una mina que me preguntó si me iba a demorar mucho en la biblio porque ella me podia esperar pa llevarme de regreso. Esa onda.

A lo que me refiero es que, las circunstancias desencadenan un montón de efectos condicionados por nuestras propias determinaciones condicionadas por las mismas circunstancias, entonces me pregunto si alguna vez en la ciudad hubiera hecho dedo y lógico que no, porque me condicionaría al bus, al transporte publico para desplazarme y me hubiera perdido montón de experiencias, montón de gente y montón de historias que he conocido gracias a mi circunstancia actual de “no tengo auto, vivo lejos del centro pero vivo al lado de una carretera”.

Hacer trabajos que nunca hubiese pensado hacer porque me hubiese cuestionado caleta acerca de mi capacidad para hacerlos y para qué hacerlos si podría hacer otra cosa “menos…” Mi historia reciente, fue encontrarme con la historia de un país ajeno. Lavar loza en un ambiente con aspecto de abandono y con objetos con historia detrás que, metafóricamente, se iban descubriendo a medida que les iba saliendo el polvo de encima, mientras rayos de sol entraban por la ventana que daba a puros arboles mas verdes que cualquier pantone. Poe tenía la pura razón cuando habló sobre las condiciones para la felicidad.

Mientras mi actual situación de carencia me entrega todos losllenos que podría esperar, una situación de bienestar instrumental de ciudad me entregaría todos los vacíos que no necesito: irse de carrete (pa no quedarse solo mientras toos los amigos van de carrete y la pasan “bien”), comprarse el pastelito del bakery, ir a comer comida exotica a un restaurant, pagar la micro, comprarse ropa pa ir a la disco…todos con el objeto de intercambio por excelencia en este tipo de ambientes: el money.

Saludos a todos.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s