South Island Trip – Parte 6: From Greymouth to Nelson

Nelson era más menos el destino final de mi viaje por la Isla Sur. Me vine en medio de la peor lluvia que me ha tocado tal vez EVER y más encima teniendo que manejar para entregar el auto, con las calles cerradas y con Google Maps sin servirme de mucha ayuda. Esa mañana me senti super perdida y queria puro a mi mami. Creo que fue una de las mañanas más difíciles en NZ.

Al final, manejando por los mismos lados una y otra vez, preguntando y siguiendo mi intuición y con la P de bencina, logré dar con la Estación de Trenes donde debía dejar el auto y esperar, ahí mismo, el bus que me llevaría hasta Nelson en unas 5 horas de viaje, mientras esperaba que se secasen mis cosas en la banca de la estación y me cambiaba los zapatos mojados.

Del viaje en bus no tengo muchas fotos porque, básicamente, me dediqué a puro dormir y descansar. Ya en la última etapa del viaje, puedo decir que estoy super cansada y un tanto echa pico también y me alegra sobremanera saber que dispongo de tiempo para quedarme en Nelson, porque el moverse constantemente (lo máximo que me quedé en una ciudad fue 5 días y fue sólo una vez) agota caleta.

Y, al margen del tiempo involucrado, creo que ahora lo siento más porque me veo a mí misma, como culminando un viaje que me propuse, en un estado que se que involucra un fin y por ende casi automáticamente relaciono las cosas que viví durante el viaje y pienso acerca de ellas.

Siempre me acuerdo de Alfredo Lanata, en el capítulo de Rusia en la serie del BRIC, diciendo que ya no sabía donde estaba parado y se sentía perdido. Yo siento lo mismo. Cuando llegué a Nelson, una sensación de no saber, así simplemente, de “no saber”, me embargaba con cuática; no saber cómo, cuándo o por qué, no saber dónde, ver el atrás confuso y el futuro más borroso aún. Pal pico.

Nelson parece una ciudad como para quedarse por algún tiempo y fue bueno, después de ver tanta lluvia, ver brillar el sol sobre los prados y sentir una sensación térmica agradable como para salir en polera. Aun no veo a la ciudad activa, porque llegué un domingo y en un fin de semana largo del día del trabajador.

Hasta el momento, he estado en dos hostales: uno para pasar la noche, otro, en el que me encuentro ahora, para quedarme por el tiempo que necesite para recobrar energías y ver qué hacer.

Del viaje, de los hostales, de la gente y las ciudades, tengo un montón de reflexiones, pero esas serán para otro post.

We’ll see.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s