Incredible India – Parte 5

mi recuerdo de Delhi
mi recuerdo de Delhi

Llegamos a la estación de trenes más grande, con 16 andenes y mucha gente: era Delhi.

Partimos en una motorikshaw que se demoró alrededor de una hora en llegar a Paharganj, la Khao San Road de India, que está al lado del terminal y como a 15 minutos a pie. En ese punto, India ya no era invierno y los viajes eran simplemente, para cruzar las manos, respirar hondo y terminar riéndose.

A mí me interesaba llegar a Delhi porque, aunque nos guste pasar el tiempo mirando paisajes lindos e inspiradores, es en las ciudades, con toda su vorágine comercial, de tráfico, de occidentalconsumerism, donde se desarrolla la actividad social en términos más políticos. Desafortunadamente, Delhi sería para mí, la primera depresión en términos de salud y no alcanzaría a ver prácticamente nada de ella.

Teníamos casi dos días para recorrer, sabiendo que al regreso de Rishikesh (el último destino), volver a Delhi era el caso más probable.

En términos de recuerdos, la cosa se pone confusa. Sé que llegamos al hostal, salimos a comer algo, hacía mucho calor, recorrimos un poco la calle y de ahí, como me sentía tan mal, preferí devolverme al hostal directo a la cama.

Paharganj, es básicamente un gran bazaar que funciona la mayor parte del día, hasta la noche. Si alguna vez vieron cosas hippy-etnico-exóticas en Chile y en lugares como ferias de artesanía u otras tiendas cuicas tipo boutique, muy probablemente de acá salieron. Gran parte de las tiendas funcionan con compras al por mayor y con unos precios tan ridículos, que si les digo, se lamentarán de todas las supuestas “exclusividades” que alguna vez compraron a un precio “razonable” para el artículo.

Obviamente, acá andan muchos occidentales y vestidos a la manera occidental, por lo que uno igual se siente un poco más seguro caminando, sabiendo que es más aceptado como bicho raro. El problema, es que esa aceptación tiene un precio en rupias, que implica el volverse el monedero con patas del barrio y el amigo foráneo que todos quieren tener. Todos quieren ser tus amigos, saber de dónde eres y meterte más de algún producto. La calle es chica igual, así que uno se topará una y otra vez con los mismos tipos.

Por un lado, yo pensé que el verme ad-hoc a la raza, me libraría de destacar de entre la masa, pero al final, la wea era peor, porque se aprovechaban de eso para hablarme, con la excusa de estar intrigados de dónde venía yo. En ese punto, yo ya tenía varias nacionalidades y por aburrimiento, a veces jugaba el juego. Reconozco sí, que los locos la saben superhacer y se manejan caleta, a fuerza de insistencia y con trucos como saludarte en tu idioma o saber cosas de tu país, además de hacerse los chistosillos y volverse “creativos” a la hora de llamar tu atención; una vez me gritaron: “Hey! Shakira!”…

Entonces, como Paharganj es EL lugar para verse acosado con gente queriendo hablarte y llamar tu atención a cada segundo, es también el peor lugar para andar enfermo por la calle.

Me compré unas provisiones: agua, galletas, confort (a esa altura ya no estaba queriendo comer nada)… y pa’ la casa.

El hostal era un cuarto de noche forever, porque no tenía ventanas por donde entrase la luz natural, así que la distorsion del tiempo en la enfermedad era peor aún. Me acosté y morí; del calor pasé al sueño, del sueño a la ilusión del frío intenso, luego vino la fiebre, el dolor de cuerpo y los delirios. Todo eso, en medio de ataques de tos y mocos. Bacan.

Nuestro tren salía, al día siguiente, en la noche, por lo que extendimos el check out para la tarde y así yo pudiese guardar más reposo. Ese día salí un rato en la tarde a tomar algo de sol y en la noche, fuimos a comer algo porque de pronto me sentía mejor y con mucha hambre.

Nos fuimos a la estación de trenes y cruzamos 16 andenes por distintas escalas (mochila en la espalda), hasta que al fin nos subimos al tren: First Class Sleeper, this time.

Next stop: Haridwar.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s