Incredible India – Chapter 6 and beyond

Quiero hacerla corta, porque está siendo medio imbécil volver a revisionar estas cosas, a estas alturas, así que voy a juntar todo lo que vino después.

Haridwar
De Delhi nos fuimos a Haridwar en tren, llegando tipo 4 am al hostal; tierra de los Shivaitas y un Ganges más limpio. Nos íbamos acercando a los Himalayas, para llegar al último destino que nos mantendría juntos: Rishikesh. De Haridwar no hay mucho que decir… una estatua gigante del señor Shiva, mucha religión, unos escolares que nos webearon mientras andabamos por la ciudad y mi resfrío que iba con altos y bajos. Yo debería haber hecho cama desde Agra, por lo menos unos 3 días y con eso la hubiera salvado, pero no se podía, no en estos casos. Uno anda viajando y en este caso, con plazos e itinerarios fijos, que no lo permitían.

Rishikesh
Como 2 horas y media en micro local, cruzando paisajes más despoblados y montañosos, llegamos a Rishikesh: el Ganges separando el pueblo en dos partes que se miraban mutuamente, aire más puro, hartos occidentales orientalizados y montañas rodeando.

Rishikesh era un destino para bajar las revoluciones y disfrutar un poco de paz, pero terminó siendo para mi el limbo más bizarro y loco de todo el viaje. Ya escribí antes sobre eso en todo caso, pero lo hice de una forma más poética dada las circunstancias de aquel momento. En términos metafóricos, Rishikesh fue enfermedad, vacío, amor, serenidad y fuerza.

Pasé el primer día de sol recorriendo y sacando fotos. Los días siguientes (alrededor de 3), el tiempo se alteró con cuática y vinieron las lluvias con tormenta eléctrica. Los pasé en cama, con fiebre, delirios, oscuridad (se cortaba harto la luz) y con una pila de agua embotellada que se convirtió en mi dieta diaria. Bajé 2 kilos más en apenas 4 días. Por suerte el hostal era bonito y la pieza agradable como para pasarla así. Había una tele con cable, en la que ví en mi estado enfermizo, la serie de la tv Hindú que era como el símil bíblico de nuestro catolicismo. Eso fue como estar en drogas.

Ah sí… aparte del resfrío, pasé un día con el estómago malo, lo que me duró hasta mis últimos días en India y, entremedio, hice un épico recorrido a pie por el pueblo, de lado a lado, al borde del desfallecimiento. Si fuera creyente, diría que esa fue una prueba de los dioses y que, como la pasé, de premio me empecé a recuperar los otros días.

El último de esos días, mis compañeros de viaje se fueron a Delhi para ya irse despidiendo de India. Me quedé sola. Pero al día siguiente salió el sol y me empecé a sentir un poco mejor y con más fuerzas. Salí tres horas a hacer unos trámites que había pospuesto por el reposo y me tuve que entrar porque caminar me agotaba mucho.

Mi penúltimo día en Rishikesh, lo pasé en pie, me bañé y saludé al sol por la mañana, que ya reinaba sobre el pueblo. Fuck!, sentía que había vuelto de la tierra de los muertos y disfrutaba tiernamente con las más mínimas cosas. Por la tarde, aquellos encuentros y aquel encuentro –todas las palabras del mundo en un par de segundos mudos sintiendo cómo el corazón bombeaba sangre-, que me hizo sentir que me salí del tiempo y el espacio común. Rosado.

Día siguiente, no hay lugar para los débiles y, dando un paso a la vez, mochila al hombro y litros de agua para acarrear también, dije adios a Rishikesh y partí a Delhi otra vez.

Delhi 2
Tomé el tren en Haridwar, llegando de noche. Esta vez, me sentía “prueba superada” y caminé de noche por Phajargang con todas mis pertenencias a cuestas. 3 piezas distintas en 2 días, 2 hoteles distintos. Empecé a comer nuevamente y decidí salir del barrio a andar en metro y ver un poco de la ciudad. Otra India.

Last day, partí al aeropuerto a pata y en metro, ahorrándome unas buenas lucas y el stress del tráfico. En el aeropuerto me bajó un sentimiento de nostalgia que contenía todos los momentos en India y me dio pena irme.

Bangkok
Sawatdee ka Bangkok, el centro de operaciones del viajero por el Sudeste Asiático. Después de India, Thailandia parecía el país más bonachón del mundo.

Lo mejor de volver, fue la ducha y los desayunos con cafe latte y tostadas del hostal.

Chiang Mai
La razón para volver a Thailandia, era recorrer ahora parte del Norte. Viajé en tren, con deliciosos momentos musicales nocturnos acurrucada en mi litera, donde el tiempo parece no medirse, y amaneceres entre campos selváticos con el sol reflejándose en mi cara y la velocidad de ir en los peldaños externos de los vagones. Momentos de plenitud.

Chiang Mai y el hostal donde me alojé, fueron definitivamente, lo que necesitaba para terminar de recuperarme. Me volví a enfermar de la guata, después de volver de mi interludio en Pai, pero eso no importaba a esas alturas, porque tenía un jardín donde descansar todo el día, sirviéndome tecito y escuchando el correr del agua en la pileta. 2 kilos menos otra vez y en menos de una semana.

*Pai: mucho hippy, pueblo chico, gente andando en moto en distancias caminables, bares, vida desde las 4 pm en adelante, bungalows del libro de la selva, tardes de siesta, pensar mucho, piscina, tormenta eléctrica de despedida.

Desde que pisé Thailandia, decidí que iba a quedarme más días de lo originalmente presupuestado y fue la mejor desición. De hecho, creo que no me quedé lo suficiente y eché de menos el mar del sur, pero sentí que si me quedaba ahí ya no iba a poder retomar la vida que había dejado pendiente en NZ. Dura vuelta a la realidad.

Volví a Bangkok un poco más concientizada y me dediqué casi por completo al ocio y al hedonismo.

El 8 de marzo, tomé el vuelo de regreso a Nueva Zelanda.

Anuncios

2 comentarios en “Incredible India – Chapter 6 and beyond

  1. Hola Marcela! Muy buen post! Mi esposa y yo hemos ido a Delhi, Bangkok y Chiang Mai (junto con otras ciudades) estos últimos meses. Estaremos en NZ en noviembre. Voy a seguir tu blog. Un saludo y viva Chile.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s