the journey

El otro dia me di cuenta que el tiempo entre sentir una cama agena(nueva) como “familiar”, es de una semana. Para sentir familiar un pais ageno, el tiempo es de un año.

Me quedan 7 semanas de visa en NZ y el fin se siente brusco, como precipitado, aún si se viene calculando, porque al final son las sensaciones las que más cuentan. Como yo soy de procesos lentos, siento que voy a necesitar caleta el post-visado. Es fome también pensar que todo es pura costumbre, porque siento que la humanidad se derrota a si misma con esa expresión.

He pensado mucho sobre los viajes, donde es el ambiente en el que me desenvuelvo ahora. Veo como mucha gente que he conocido sigue viajando y sosteniendo sus viajes… y me cuesta definir hasta que punto el money y el tiempo influyen. Creo que a todos nos gustaría concluir que no influyen en nada, pero en cosa de hechos y en la gran mayoria de los casos, tanto como opción de vida o como break o experimento, siempre habrá una cuestión que resolver en torno a aquellos y eso mismo, deshace la utopía de viajar como forma de escaparse al sistema del social contingente. Ya lo dijo Morrissey “we cannot cling to the old dreams anymore”.

Esa última frase, en mi caso, me hace resonar en la gente también, pero en un sentido más progresista aún, de proyecto, de hecho; sentir que ya no bastan las fiestas, que no bastan los artistas favoritos, que no basta el internet, que no basta el adquirir cosas nuevas, a no ser que en cada una de esas se derrame genuina exitación por la vida como acción en constancia y no sólo como espectáculo o como momento de satisfacción o goce. Al respecto, creo que últimamente la palabra “journey” define esto de forma cercana.

En este punto, difiero con mucha de la gente que me ha tocado conocer (mi suerte podria ser mejor) y mantengo una cierta postura utópica… esa wea de sentir que hay más con menos, pero sin resignarse a poco y, que eso casi por osmosis, implica un estarse moviendo o cambiando (la wea que redunda en el acto físico de “viajar”). Hoy, por ejemplo, escuchaba una charla de Foucault que me grabé en el ipod, mientras ponía bolsas en las ramas de los pinos –mi nuevo trabajo- y repetían mucho la influencia y condición histórica del hombre en torno de “trabajarse así mismo” y me desepciona un poco, el no encontrar esta dedicación o más bien inquietud, en caleta de la gente que anda viajando, ergo, no todos los que andan viajando andan buscando… muchos no andan buscando nada en realidad o, por lo menos, nada que yo encuentre –en esta posición medio utópica- que valga la pena y es, en esta búsqueda, en este “journey”, que yo siento que no puedo parar (con la mismas ganas contradictorias que tengo de encontrar y asentarme por un rato en ese encuentro). Como que siento que ya no hay excusa para quedarse pegado en –muchas cosas– y últimamente, pienso mucho en la frase gringa “grow up!” en ese particular sentido.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s