manual para volver a casa

Una vez ví un documento del Gobierno de Chile que se descargaba de internet y se llamaba “Guía para regresar a Chile” o algo así. Creo que trataba más sobre aspectos legales y cívicos, pero ahora pienso que en verdad deberían haber manuales para estas cosas; el desarme que es volver al país.

Mis razones para viajar de vuelta, eran particulares y surgieron ante un evento inesperado -mi mamá se iba a someter a una cirugía mayor-, por lo que de una semana a otra hubo que planificar, resolver asuntos y hacer la mochila para partir.
Supongo que ante una circunstancia distinta, menos incidental y programada con tiempo y ganas, los efectos deben ser distintos.

Recién ahora, luego de una semana de haber llegado, me empiezo a sentir más orientada y consciente respecto a todo, desde el lugar que mi cuerpo ocupa en el espacio hasta el ritmo nuevo que tiene que adquirir. Volar entre países nuevos, no tiene este mismo efecto, ni siquiera si uno va a países “raros” para uno como India, y creo que tiene que ver porque dentro del viaje todos estos países implican un progreso, un moving forward dentro de la jornada, en cambio volver al país de uno, siempre implica un retroceso, aun si uno sabe que sólo viene de visita y viene en y de buena onda.

Life around here everything feels like touchdown on a rainy day

De Alice a Sydney, tomé avión. Una noche en Sydney, 4 am levantarse para ir al aeropuerto en tren. De Sydney a Chile tomé dos aviones, el primero con escala en Auckland de 4 horas antes del segundo que seguía a Chile. Entremedio 3 cambios de hora y probablemente no más de 6 horas en total de sueño en 3 días relativos.
Luego 2 buses a casa.

La primera vez que me fuí a NZ, el jet lag sólo me duró un día; esta vez ha sido infernal. No me había sentido así de mal en mucho tiempo. Mis horas de sueño en promedio son de 3 o 4 por día con derrames de sueño irregulares producidos por cansancio extremo acumulado o pastillas; sin mucho apetito, con el estomago medio revuelto aun y con el cerebro estresado los primeros días por el esfuerzo de recordar los viejos hábitos de rutina que hay que cumplir tanto en casa como en cuestiones sociales-familiares; evitando salir.

Con el correr de los días y el no pasar de los efectos uno se pregunta: y va a ser así por el resto de los días?????

Por suerte después de desechar un montón de cosas de mi pieza, empezar a recuperar el ritmo, el sueño y la energía, siento que estoy realmente despejando el entorno y asomándome al horizonte para sentirme con la confianza y ganas de empezar a crear y a moverme hacia adelante en lugar de estar desempolvando y revisionando cosas constantemente. Creo que comenzaré a disfrutar otra vez :)

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s