viernes 9 de mayo

Llevo desde Diciembre trabajando acá y se está sintiendo el tiempo acumulado en forma de cansancio y hastío, lo que es un poco chistoso, dado que es una analogía exacta y cruel con el paisaje de acá, extenso y mayormente uniforme

En términos técnicos, estoy super bien: vivo y como gratis, trabajo y ahorro. Hoy pensé caleta en esto.

Estoy desarrollando algo que caracteriza a cualquier persona que vive en sociedad, que es trabajar y que no tiene nada de novedoso, pero no llevo a cabo la segunda parte de trabajar que, en lo práctico, más allá de recibir el salario o remuneración, es gastar o en términos más generales y acertados, consumir. Eso me lleva a pensar que hemos llegado a un punto –hace rato en todo caso y, con esto, pienso en los años 40, que es donde tengo entendido que empieza a funcionar la publicidad y propaganda del modo en que define ahora nuestra forma de vivir-, donde el trabajo no es conducente a un consumo, sino que el consumo es más bien el conducente al trabajo. Puede que no sea algo muy brillante, pero creo que son muchas las veces donde esto lo damos por sentado desde un aspecto teórico, pero nunca lo alcanzamos a experimentar de forma concreta, del modo en que no alcanzamos a comprender todo el significado de una palabra cuando sale de nuestra boca.

Ahora, es obvio que no es que no consuma nada, como lo haría un Sadu por ejemplo, mas en los términos generales de una persona que trabaja, sí. Al mes, en promedio debo estar gastando un poco menos de 40 dólares, es decir, unas 20 lucas chilenas, que son para comprarme alguna cosa de comida que considere necesaria –no imprescindible, necesaria- y útiles de aseo. No compro ropa ni accesorios (a menos que algo se me rompa después que lo zurci varias veces), no pago transporte, no compro artículos electrónicos, no pago arriendo, no voy a fiestas, no carreteo, ni compro alcohol ni cigarros. Mi situación es bien particular, porque en verdad vivo aislada, pero si, por ejemplo, a un profesional tipo en una ciudad tipo le ofrecieran el mismo trato de acomodación, comida y trabajo, aún cuando éste tal vez es el trato más inherentemente favorable para una persona, esa persona, diría que no. Desde luego, porque en la sociedad que nos desenvolvemos está super bien visto y es alentado incluso, el tema de la propiedad privada y la posesión de bienes propios como un “premio al esfuerzo” y como un acceso al disfrute colectivo que se presenta como exclusivo. Del mismo modo, en el trabajo es bien visto que uno adquiera y consuma cosas, así como en las sociedades conservadoras es bien visto el formar una familia.

A mi siempre me cargó la wea de, ni siquiera lo llamaría aparentar, sino el tener que querer tratar de verse bien, sobretodo en las weas de trabajo y creo que por eso mismo, me iba mal; no en el trabajo, sino en el detrás del trabajo. En el piso donde trabajaba, miraba a las minas y no entendía cómo preferían destinar caleta de tiempo (y en santiago, eso es caleta de tiempo) en acicalarse para ir a la oficina o tiempo y recursos en pedicure y esas cosas, en ir a reuniones para sobarle el lomo al que haya que sobárselo o hasta intentar proteger weas que al final son auto-mentiritas intrascendentes y luego comentar weas por weas a la hora de la colación o el after office, o hasta “verse a la altura del puesto”, verme como Diseñadora… shit, man.

Siempre pensé que qué hubiese dicho el resto de la planta, si hubiese visto que la Directora de Arte dormía en un sofá cama prestado de esos de espuma, que los fines de semana se traía comida congelada en pote cocinada por su mami y que organizaba cosas en cajas que recogía de los basureros de los barrios altos. Ya, no es que me haga la weona, no es que sea muy idealista, no es que no sepa como funciona la wea, o tal vez sí ya, todas esas weas y cuéntenme más por favor. Estoy aprendiendo a ver y entender cómo funcionan y por eso debo, al menos, avergonzarme un poquito de que uno sea tan patéticamente influenciable e incapaz. El asunto no es si a uno le apasiona lo que hace, sino que si el estilo de vida le satisface. ¿ESE ESTILO DE VIDA TE SATISFACE?

Anyway…me desvié un poco del tema. De las cosas que nombré anteriormente, no echo de menos ninguna, sólo a veces la adquisición de juguetes, cosas tontas, que capturan tu atención por un rato y después ya son historia vieja…mala genética, nada que hacer. De hecho, estos días ando puro queriendo comprar una guitarra para andar viajando y me atribulo con marcas, modelos y cómo administrar de mejor forma los recursos, pero al final como ni siquiera soy tan buena tocando, debería optar por la más barata y penca que encuentre y listo.

El otro día quedé pegada con un estudio relativo al rol que cumple la imitación en el desarrollo del comportamiento, en este caso, humano (esto iba ligado al aspecto formativo de lo publicitario) que leí en la sala de espera de un consultorio; el estudio era un primates: primero, dos botones: uno rojo que expendía un tipo de jugo y otro verde que expendía jugo de otro tipo. Luego del primer intento, el mono se inclinaba por el del botón verde. En la segunda prueba, los botones expendían el mismo tipo de jugo preferido del mono, pero un botón expendía más que otro. Después del primer intento, el mono seguía presionando el botón que le expendía más jugo. Ahora, en la tercera prueba, uno de los botones expendía más jugo que otro, pero al presionar el que expendía menos, además se mostraban imágenes de otros primates en distintas actividades de socialización. El mono prefería este último y esto se incrementaba notablemente, si las imágenes que se mostraban eran de los primates líderes del grupo.

mi sistema de audio
mi sistema de audio en Australia, una de las comodidades del primer mundo que rescaté directo del basurero
Anuncios

2 comentarios en “viernes 9 de mayo

  1. Buenas reflexiones. Nosotros aquí empezando a viajar. Hemos utilizado Helpx y lo queremos seguir haciendo: Intercambio de trabajo por comida y casa. Es raro eso de no dejarse tentar por el consumo, pero definitivamente vamos camino a eso… Al principio piensas, trabajo, sin sueldo, mmmm. Al final te das cuenta que el trabajo te permite justamente eso: estar bajo techo, no pasar frío y comer, en este caso lo básico pero vivir, seguir viajando y mantener los costos lo más bajo posible…Es un trato justo no?

    1. hola Liz, gracias por comentar, porque me dí cuenta que no especifiqué que mi pega es remunerada y eso porque en realidad nunca escribo historias sino mas bien ensayos mentales que dan por sentado cosas que no se expresan en la pantalla. Así cuando hablo de lo que ahorro, lo digo casi literalmente, ya que todo va pal chanchito…y claro, es un trato justo. Acá voy a llevar 5 meses pero parece fuera mucho más, dado que no tengo días libres y eso, está empezando a pesar.

      Qué mal que su moto demore más de la cuenta, pero que bien que a través de helpx han podido readecuar los planes y ampliar la experiencia. Yo también estoy ahí y he desarrollado un par de cosas que me han dejado bien contenta.

      Suerte en lo que se les viene!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s