The life as a vaca or a cow’s story

cela_vs_meat

Como trabajo en una hacienda de vacas, he aprendido y vivenciado un montón de prácticas y eventos en la vida de una vaca que ha sido criada para servir de carne, o más bien de bandeja de carne, ya que en la actualidad tenemos tan disociada la imagen de un ternero alimentado con mamadera a la de una bandeja de carne en el supermercado. Bandeja y vaca son la misma cosa, carne.

Acá donde trabajo las vacas pastan en relativa libertad y procrean con la misma relatividad. La población es controlada mediante diversas prácticas. Las aprendí el día que me llevaron a ayudar con las labores. Acá siempre tratan de meterlo a uno en el día a día del trabajo con las vacas. La labor diaria es tanto trabajo como deporte.

Luego de reunir las vacas en el corral, mediante Toyotas Land Cruiser (la marca oficial del Outback) y alguno que otro weon gritando y agitando los brazos, se procede a revisar el ganado. Las vacas están mezcladas; toros, vacas, bramans, mickeys y terneros, van pasando de a grupos por unos pasillos con puertas corredizas que las dividen para faenarlas de acuerdo a lo que cada animal “necesita”. En ese entonces, yo ayudaba a manejar las puertas corredizas, evitándo golpear a las vacas como shit happens si es que las vacas están muy nerviosas y pasan de a dos. (trauma numero 1) Y las vacas están muy nerviosas. Eso es algo que me dolió ver, la actitud de las vacas y el temor en sus ojos.
Dependiendo del animal se realizan distintas cosas: ponerles marcadores en las orejas, cortarle un pedazo a la oreja y timbrarles el lomo con un fierro caliente. Todo eso se realiza con la vaca tendida en el piso, entre una especie de acoclip gigante de fierro que las atrapa y las tumba al piso (trauma numero 2).
A los toros se les cortan los cuernos y a los terneros machos, las bolas. La sangre salpica y resbala de las heridas y, los restos, se tiran por ahí. Obvio que para que el animal sufra menos, todo eso tiene que hacerse con la mayor rapidez y precisión humanas posibles (trauma numero 3). Al verlo de primera, uno se impresiona caleta, más por el hecho de que las vacas salen corriendo a penas las liberan, chorreando con sangre, pero vivas y sin quejarse, preguntándose cuánto son capaces de aguantar esos animales.

Mucho más.

Cuando se realizan las ventas al exterior (la hacienda exporta ganado a Asia), se escoge un predio donde las vacas estén más gorditas y se realiza una “muster”. La muster es la recolección del ganado de una zona determinada, para seleccionar el ganado a exportar. El ganado se junta mediante las toyotas, unas cuantas motos y un helicóptero. Este último es el encargado de avistar y conducir mediante ciertas maniobras al ganado para el encuentro con los otros vehículos que los meterán a los corrales.
Todo el asunto es muy confuso, ya que para hacer una buena labor todos deben apoyarse pero nadie se puede meter en el camino de nadie. Las motos usualmente son las que corretean a las vacas solitarias o las que ingresan a los lugares menos accesibles en busca de vacas. Las toyotas hacen la labor conducente y de choque, entre ellas está the bullcatcher, una camioneta un poco más equipada que el resto, con neumáticos capaz de pisar cualquier cosa y con la misión de someter a las vacas rebeldes y hacerle frente a los toros. El bullcatcher tiene permiso de prácticamente arrasar con todo con tal de atrapar las vacas. Mi última aventura, fue a bordo del bullcatcher.

El terreno no es siempre plano, pueden haber arbustos, árboles, cadáveres de dingos entre medio, depresiones, rocas, arena, etc… por ende no es fácil conducir y las maniobras deben hacerse rápido ya que las vacas cuando corren, alcanzan kilómetros por hora.

El ganado se va agrupando en dirección al corral y, de pronto, una vaca fugitiva huye por su vida; a cerrar el vidrio de la ventana, ya que el bullcatcher aprieta el acelerador a fondo y partimos la carrera… 70, 80 kilometros por hora…a través de lo que sea, tratando de alcanzar una braman que huye hacia los arbustos intentando deshacerse de la camioneta haciendo que ésta la siga en movimiento ondulante. Es ahí cuando el chofer del bullcatcher tiene que embestir a la vaca a la altura del hombro (parte superior de la pata)…estamos hablando de animales 4 veces mi tamaño y de una resistencia de hasta 4 golpes de camioneta, en el caso de los toros, antes de dejarse capturar a fuerza de agotamiento… para así tumbarla y agotarla a base de pérdida del aliento. Desde luego, eso uno no lo aprende hasta que lo vé con sus propios ojos y de primera, uno lo único que piensa es que va a matar a la vaca al toque.

Fue como la segunda vez que el conductor trató de hacer esta maniobra, donde la vaca cayó delante de nuestra camioneta, pero volvió a levantarse después que golpié la puerta y grité un poco. Al tercer intento, la vaca volvió a caer delante de nosotros y no se paró más. Yo sentí que la habíamos arrollado y estaba pa la cagá, queriendo a mi mami y bajarme del auto. Sin embargo, la camioneta retrocedió y la vaca seguía físicamente intacta, pero sin levantarse y con la respiración muy agitada, hasta un buen rato más donde finalmente se levantó y la dejaron huir ya que el grueso del ganado necesitaba asistencia.

Aquella maniobra de persecución la realizamos una segunda vez, en contra de un toro más poderoso que aquella braman. Esta vez, la persecución fue con 2 camionetas más el helicóptero. No sé cuantas veces lo abremos embestido, porque yo me limité a bajar la cabeza y sujetarme firme de la manilla delantera, cual montaña rusa… sentí que pasamos por sobre tantas cosas que ya no sabía si se trataba del animal o de arbustos en el camino. La labor del bullcatcher es la más infame de todas.
Finalmente, fue la otra toyota, la que maneja el jefe, la que le pegó una embestida que lo tumbó al suelo sin chance de lavantarse otra vez. Por lo mismo, le pusieron una cadena alrededor de los cuernos y, arrástrandola, la llevaron hasta uno de los corrales en solitario para que tuviera tiempo de recuperarse. En 30 minutos, el toro estaba de pie otra vez. Holy shit, man.

Hasta el momento, es la experiencia más extrema que he tenido y no soy una persona demasiado impresionable, pero esta vez me impresioné con cuática. No me gustó, de hecho me desagradó, pero a la vez la agradecí. Me sentí tan mal con todo el asunto, y de verdad, lo sentí intensamente. Me sentí mala persona y sentí enorme empatía con el sufrimiento de los animales y me vinieron ganas firmes y activistas de abandonar el consumo de todo tipo de carne, para que dejen a los animales, las vacas, en paz de una buena vez. Sentí que la experiencia me había despertado. Después de unos minutos, volví a sentir muy poco y a distanciarme del problema. Esto, encuentro, es lo más importante –si es que habían creido que el asunto se trataba de comer o no comer carne-, esa especie de condición humana donde nos hacemos resilientes a fuerza de la superación mediante la disociación del evento traumático para con la memoria emotiva. En realidad esto, lo trato de describir de esta manera, pero probablemente y en lo psicológico esto funciona de otra forma, no lo sé, me gustaría que alguien me lo explicara, pero quiero que se rescate la idea de fondo.

Trato de mostrar cómo es la cosa, para mí es importante eso; sin hacerse el héroe, sin creerse el malo y sin creerse el que uno no se cree nada también.

:::::::::::::

Hace un par de días, mataron a una vaca (testeo del producto, tengo la impresión) y la colgaron en nuestro cold room, que es la pieza congelador donde mantenemos la mayor cantidad de alimentos. Una mole de carne con cola de vaca con pelo. Como ver una instalación como “Puppy”, fuera de lugar, pero reconocible. Nos demoramos dos mañanas en trozar la carne de la mitad de la vaca y la mano resentida. Qué desperdicio de energía cuando no es como que no se tengan los recursos para vivir de otra cosa.

Anuncios

2 comentarios en “The life as a vaca or a cow’s story

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s