From Alice Springs to Gunnedah

sunset
Creo que este post lo voy a hacer en varias partes.

Despues de 6 meses de trabajo en este lugar, al fin me voy y me siento como si fuera la primera vez que parto de viaje.
Es cierto que el tramo lo hice fragmentado en dos partes, pero no por eso el tiempo se hizo mas corto. Todo lo contrario.

6 meses donde no conoci a nadie fuera del estrecho circulo de personas relacionadas con este lugar, donde me pase tecnicamente 7 dias de la semana trabajando, tras 7 dias de la semana, tras 7 dias de la semana… en la pieza donde más tiempo me he quedado desde que salí de casa, con todo lo que conlleva la pieza propia para los que entendemos de the dark night of the soul.

Tomaría mis cosas con entusiasmo y haría un pato yañez antes de irme, sino fuese porque uno siempre deja mucho de cada lugar que se va. Lo que no es malo, tampoco.

:::::::::::::::::::::::::::

Eso lo escribí como una semana antes de irme de Alice Springs.

Ahora, ese tiempo parece lejano, aunque en la práctica han pasado menos de 2 semanas desde que me fui. Cada vez que dejo un lugar (con o sin personas), pienso caleta eso, en cómo se va desvaneciendo toda la memoria sensitiva del lugar, cómo los recuerdos se transforman en fotos, durando lo que duran las fotos. Y no es que pierdan importancia, es sólo que pierden contingencia. No sé muy bien aún si es que es sólo efecto del “fluir con la vida” o es más bien que nos volvemos insensibles.

Los últimos dos o tres días en Bushy fueron confusos y nos terminamos yendo un día antes de lo previsto, lo que nos dejó una noche para pasar en el pueblo antes de irnos. Como todas las últimas noches, la expectativa excedió con creces la realidad.

El día en que me volví a subir a un avión, se sentía como la expresión máxima del movimiento. Poco antes de aterrizar, un avión se alineaba casi en paralelo con nosotros y por la ventana se podía dimensionar el acto de volar como cuesta hacerlo estando arriba de un avión; qué maravilloso, pensé. El mismo día, sin embargo, un avión de pasajeros había sido derribado por un misil cerca de Ucrania.

Los días en Sydney fueron cold and golden, con esa sensación en la guata de que el mundo estaba ahí o mejor dicho, que yo estaba en el mundo, para disfrutarlo –como nací en la working class, con frecuencia llevo en la espalda, el peso de que estoy aquí para hacerle las weas al resto-.

Un momento ordinario pero super significativo para esos días, fue ver tocar en la calle a los músicos de Winterbourne. No soy muy fan del folk actual, pero el ánimo de la escena y del sonido de ellos, sentí encajaba perfecto con el momento de optimismo que estaba viviendo, tras días un tanto oscuros y me sentí contenta y en paz. Les hubiera comprado un disco si el formato de CD no estuviese tan acabado.

Sydney es un lugar turístico muy atractivo, pero después del tercer día, estaba lista para emigrar al otro destino.

Tomar tren siempre es un deleite y el paisaje acompañó con cerros frondosos y selváticos en un comienzo y planicies verdes después. El primer verde real que veía desde que mi entorno se coloreó rojo.

Ahora ya, una semana en Gunnedah…. Siento que al fin encontré el lugar en el que puedo descansar y asentarme por un tiempo, sin sentir que estoy cohartando mi libertad de ninguna forma. Always chosing where to go and where to be.

Me siento como en NZ, a gusto con mi entorno y mi pega comparte de hecho muchas similitudes con mi trabajo allá.

Tengo una casa bacán con más de las comodidades que podría desear; mi pega está unas casas más allá, todo lo que veo es naturaleza, el cansancio es físico y la mejor parte, es volver a la casa, tomar tecito y descansar en el sillón –mi sillón- hasta tarde, acurrucándome en el saco de dormir. Y todo esto, dentro de mi propio espacio de vida, donde no hay que separar nada, porque todo pertenece. Ese sentimiento de unidad, es una de las mejores cosas que a uno le puede pasar.

Anuncios

2 comentarios en “From Alice Springs to Gunnedah

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s