MYANMAR, parte 1

Oh, Myanmar…

Pocas veces he experimentado, o al menos recuerdo, haber experimentado el viajar como real aventura en los casi 3 años que llevo de viaje, y no entiendo muy bien como pasó esto, pero lo cierto es que lo de Myanmar fue especial.

Mi única intención con el país era llegar hasta Bagan, desde que lo ví aquella vez en el cine, en NZ, cuando fui a ver Samsara y me dije: “ahí quiero estar”. Me fascinaba su carácter casi omnipotente.

De la idea a la materialización del plan, fueron como dos años y, no es que fuese un sueño, sino que era más bien una meta entretenida para darle algo de proyección a esto de andar viajando, por lo que llegué sin muchas pretensiones y sólo con los destinos más corrientes en mente, de los que tampoco había averiguado mucho. No podría decir, sin embargo, que fue ésto lo que precisamente marcó una diferencia respecto a los otros viajes y lo que lo hizo especial. Creo más que fue el país en sí mismo.

La historia con Myanmar es un tanto peculiar, porque compré mis pasajes en avión en diciembre del 2013, sabiendo de que iría a como dé lugar y, dado que en ese tiempo, estaban de oferta.

Desde Bangkok crucé a Mandalay y la impresión no fue muy buena. En el aeropuerto cambié los estimados 400 usd que gastaría en todo el viaje y terminé con un fajo de billetes que me hacían sentir millonaria de sólo sostenerlos. La gente parecía deferente y amable, pero el lugar en sí, me recordaba mis primeras impresiones de los paisajes de India y la experiencia en las ciudades más sucias y caóticas. Estuve dos noches y, ya con más confianza, agarré una bicicleta y salí a recorrer, pero el tráfico era mucho más hostil que en cualquiera de las otras ciudades caóticas donde había pedaleado. Myanmar se empezó a ganar el apodo de “little India”. Bueno y malo a la vez; por un lado me preparaba para lo que vendría después, por otro no era la idea pasar por dos Indias consecutivas.

Hsipaw fue inclusión de último minuto. El primer viaje en bus fue largo y dramático, con un taco que nos retrasó al menos una hora y con caminos que multiplicaban nuestras curvas cordilleranas del Paso Los Libertadores por casi cada cerro que atravesábamos. Del paisaje seco, pasamos a un paisaje de bosques y, por fin, llegamos al valle.

3 días en Hsipaw; cicletear por los campos de arroz, hacer un pequeño trekking a la cascada –cruzando por el cementerio chino, luego por el basural con aquel viejito buena onda que me cuidó la bici-, toparme con las monquettes, ver el atardecer desde el lookout y tomar café –o bailar y llorar– con queque por las tardes en el Black House Café, mirando el río en silencio.

Luego de 10 hrs de viaje nocturno en bus, Bagan.

El primer y segundo día quería puro matarme: buslag, todo caro, incertidumbre sobre la guesthouse, alojamientos llenos con dueños que no querían venderme piezas por ser “1 sola persona”, ausencia de mapa, distancias superiores a las que había considerado para pedalear y una sensación de rechazo general por parte del sector donde me estaba quedando (Nyaung u)… Bagan no estaba siendo lo esperado y más aún, me estaban dando puras ganas de irme. Así que, PICO CON TODO. A seguir el instinto inicial que debía haber seguido antes de lanzarme a armar sociedades de viaje, empacar mis cosas y mandarme a cambiar a New Bagan, al otro lado de los templos. Y vaya que mi instinto tenía razón.

Me fui en uno de esos taxis compartidos con gente viajando en el techo y personas armando una fila del medio con esos pequeños picitos de plástico y llegué a un hostal super comfortable, en una zona mucho más tranquila y con mejor alcance para recorrer los templos, donde sentí que las malas energías se desvanecían. A veces –sino la mayoría-, alejarse de las áreas backpackers, es lo mejor que le puede pasar a uno.

Ya había perdido dos días, así que el tercero me la iba a jugar con todo. Arrendé una ebike en la noche para ver el amanecer y, en la madrugada, aprendí a usarla a través del ensayo y error. Carrera contra la luz, me subí a la bici en dirección a un templo que no sabía dónde estaba exactamente y en medio de la oscuridad de la carretera con una luz que alumbraba escasamente el camino. Cuando me encontré con la carreta con los 3 chinos, no me despegué más.

Llegamos a Thisa-wadi y fue maravilloso. No éramos más de 8 personas esperando el amanecer en el punto más alto del templo y cuando la hora llegó, vimos a lo lejos despegar los globos aerostáticos. Fue mágico.

Lo que siguió durante el día fue una carrera por abarcar lo más posible del complejo con mapa en mano. Sintiéndome más en confianza con mi bici, seguí más que nada mi instinto y me dirigí a las áreas que más me interesaba ver. Aún así, cada templo era una sorpresa y nunca sabía muy bien a dónde estaba llegando o que es lo que vería. Pasa con Bagan, que aún cuando cada templo o pagoda es un atractivo, Bagan está diseñado como un complejo y por ende, su máximo esplendor se alcanza cuando es observado desde esta perspectiva.

Ya, cerca del atardecer, me acercaba a lo que parecía ser mi último templo y estuve a punto de desistir, luego de avanzar metros y metros en pura arena tratando de no caerme y viendo que me faltaba más de la mitad del camino aun… pero devolverme parecía peor idea así que decidí completar la ruta y, para mi gran sorpresa, llegué a uno de los templos con la mejor vista para esperar el atardecer. Era como ver Bagan en 3D y el atardecer daba lo mismo en verdad, porque lo que importaba era el color que adquirían los templos y el paisaje al recibir esa luz.

En Bagan me quedé un día más, aprovechando las bondades del hostal en un día de lluvia y recobrando las energías para seguir al siguiente destino: Kalaw.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s