Japón para pobres: Chapter 3

Así que nos fuimos al hostal de Hiro en una circunstancia un tanto peculiar. Debíamos, eso sí, llegar a la 1 pm a Korea Town, ya que el dueño no estaría después. Ok. Calculamos los tiempos, pero al llegar al metro nos terminamos perdiendo igual. Habían dos salidas cercanas y, guess what?: tomamos la equivocada. Eso nos llevó hacia el otro extremo de donde teníamos que ir. Bien…

Hacía un calor de mierda, los mapas digitales no funcionaban, las direcciones que nos daban eran confusas y nos quedaban 30 minutos para llegar al único hostal “barato” que nos aceptaba y que poca idea teníamos donde quedaba y, con las mochilas a cuesta. Acción-reacción: deje mi mochila con la Sofía y me puse a correr. Bienvenido a otro capítulo de THE AMAZING RACE.

Crucé por done no debía y sortié las mil y una bicicleta por las peatonales (las bicis mandan en Japón) -ojalá alguien lo hubiese filmado-. En verdad no tenía mucho tiempo para pararme a pensar dónde exactamente estaba, así que seguí el mismo instinto de todas las veces que he andado en países que no conozco y me fui abriendo camino entre unas calles comerciales y unas de barrio, tratando de encontrar las pistas que vagamente nos habían dado para reconocer el trayecto hacia el lugar: un 7eleven al final de una calle, un templo, korean stuff…

Después de cruzar el templo, ver que me quedaban 8 minutos y divisar el letrero “Korea Town” en lo alto, sentí que estaba llegando a la meta (no soy una persona que normalmente corre). Mi polera parecía recién sacada de la lavadora.

Llegué casi hasta el final de la calle/cuadras y no encontré el hostal (sabía que estaba en una esquina). Pregunté en una carnicería y muy de milagro o suerte, la señora sabía inglés y sabía exactamente dónde quedaba el hostal -me había pasado por 2 cuadras/ le hubiese comprado 1 kilo de carne por la ayuda-. Así que partí corriendo otra vez y ya no quería mirar el reloj, pero sabía que no podía ser tan tarde aun. Ahí estaba: recién abriendo sus puertas, Hiro’s Guesthouse.

Let’s go bowling…

Hiro, el dueño, se lo tomó con calma (no podía ser de otra manera…) y me ofreció un vaso de agua, comentando algo sobre el “calor” de ese día…ya, vale. La situación era muy ridícula…ahora, por si fuera poco, tenía que devolverme a buscar a la Sofía… así que me lo tomé con calma y me fui comprando un par de helados por el camino y tratando de esta vez disfrutar del barrio mientras me trataba de despegar la polera de la espalda.

Fue la primera y única vez que tomamos Taxi en Japón.

IMG_0494


A esas alturas del partido, nos sentíamos forever stucked en Osaka, pero todo aquel lío con los hostales nos había dejado agotadas y si íbamos a llegar a dormir a Kyoto, entonces mejor nos quedábamos descansando otro día más en Osaka para calmar las cosas. Aparte, el hostal era increíblemente la zorra. Después de haber corrido tanto y andar durmiendo en pisos, me dieron ganas de besar la cama de la litera. Uno de los mejores hostales en los que he estado en 3 años de viaje y un gran mérito para Japón. Hiro era un tipo que sabía y muy buena onda.

La experiencia acumulada hasta el momento, entre Koyasan y Osaka, nos enseñó que si íbamos a seguir viajando por Japón, tenía que ser liviano FOR REAL. Así que nos decidimos por dejar la mayoría de nuestras cosas en el hostal, lo que nos obligó a salir del país por Osaka…AGAIN, pero fue la mejor decisión.


Desde Hiro’s partimos a Kyoto en uno de los trenes locales. Esta vez no nos fue muy difícil llegar a la guesthouse donde nos dirigíamos. Kyoto es tal vez la ciudad más agradable que visitamos. Nos gustó desde que salimos del metro para hacer la combinación. El tamaño y escala es mucho más generosa con los peatones, hay un río que cruza toda la ciudad y que fomenta un montón de áreas verdes LIBRES para echarse, hacer picnic o acampar. Si lo hubiésemos sabido antes, no nos hubiésemos hecho tanto problema con el alojamiento.

Resulta que las fechas en las que íbamos (Obon) estaban complicadas para la población y la mayoría del alojamiento barato estaba ya copado. Al margen, sufrimos varias bajas en términos de couch-hosts. Al final, conseguimos 3 días en una guesthouse y 3 días en el piso de uno de esos departamentos de un ambiente, gracias a que una chica japo se apiadó de nuestro caso y nos dejó quedarnos en su departamento, aun estando ella de viaje en otra ciudad, mientras su hermana lo ocupaba por un par de días. He ahí el verdadero espíritu de Couchsurfing.

IMG_0972
con Akari

En Kyoto anduvimos en bici, hicimos un walking tour para conocer la historia y tradición de las Geishas, la Sofía se vistió de Maiko y tuvo una sesión de fotos, nos quedamos en lo más cercano a un barrio y casa tradicional japonesa, probamos la cerveza japonesa, vimos hartos templos, gente vistiendo yukatas por fashion, empezamos a ocupar las micros y cruzamos un río a pata: Gion, el Golden Temple, Bamboo Grove, Fushiminari Shrine… algunos de los lugares que visitamos.

IMG_6363IMG_0822 IMG_0722 IMG_0584 IMG_0571 IMG_0563

Definitivamente en Kyoto se percibe una atmósfera mucho más encantadora y amigable con los turistas y, en general, todo está mucho más preparado para responder a sus demandas. Sin embargo, después de haber visitado Koyasan, sentimos que los templos y otras atracciones históricas se quedaban un tanto cortas para la expectativa y, por ende, no nos dieron ganas locas de ir y/o conocer todos los lugares. Por lo demás, demasiados turistas.

IMG_0527
Fushiminari Shrine, too crowded to enjoy

Después de 6 días, ya mucho más relajadas, con confianza y empezando a agarrar el ritmo sin tropezar a cada rato, decidimos probar suerte con hacer dedo: de Kyoto a Tokyo.

Anuncios

Un comentario en “Japón para pobres: Chapter 3

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s