Japón para pobres: Chapter 4

So, en el capítulo 3 nosotras nos aprontábamos a hacer dedo a Tokyo. Así que, en mi faceta marginal, me fui a recolectar cartones por el barrio donde nos estábamos quedando para hacer los carteles -en japonés-. Había llovido y no quedaban muchos cartones secos. En Japón se paga por la recolección de basura y la gente separa para reciclaje y todas esas cosas, así que me tomó un tiempo encontrar algo que en verdad pudiese recolectar. #marcelicartonera

Como estábamos en Japón, desde luego que habría una cierta “etiqueta” para hacer dedo. En esos casos he aprendido que la Hitchwiki es muy salvadora -ojalá se me hubiese ocurrido a mí-. Algún loco buena onda se había dado la paja de escribir dónde, cuándo y cómo había que hacer para salir desde Kyoto hacia el norte. Contraria a la experiencia en otros lados, acá comprobé que es tanto mejor escribir el destino preciso que anotar algún destino abstracto como “norte”/“sur”. Eso último les genera un problema de comprensión, expresión idiomática y logística y los japoneses son muy buenos para tratar de ocultar el malestar, forzándose a seguir educados y amables, lo que, al final, termina generando el verdadero malestar.

Entonces, salimos temprano y, por suerte, estábamos a una micro y un par de estaciones del punto de partida para hacer la ruta hasta el punto donde había que instalarse a hacer dedo. Caminamos unos 20 minutos y subimos un par de escaleras, por suerte la descripción del loco, era perfect. Cuando llegamos a la “Service Área”, sacamos los carteles y empezamos a promovernos. En un principio estábamos en la ruta de salida y empecé a cachar que los japos nos miraban y muchas veces conversaban al respecto y al final decidían no llevarnos; fue más menos el caso de una chica japonesa que hablaba español, casualmente, y que nos quería llevar pero no pudo por no tener espacio en su auto. Éste, vendría siendo el verdadero problema de hacer dedo en Japón en las carreteras: si no van llenos con niños, los autos van llenos con cosas…en serio, ATIBORRADOS.

at the Service Area in Kyoto
at the Service Area in Kyoto

Ya llevábamos como 40 minutos y después de un par de intentos fallidos, decidí que era mejor ponernos cerca de la entrada, para estar más a la vista de la multitud caminante y así darles tiempo de pensar si nos querían llevar o no, mientras hacían las compras. Es lo más cerca que he estado de hacer busking, pedir dinero o promocionar abrazos gratis.

No pasaron ni 5 minutos y una pareja de “edad avanzada” vió el cartel de la Sofía y nos preguntaron dónde íbamos precisamente. Dio la MEDIA CUEA de que ellos iban justo a Tokyo y nos podían llevar porque tenían todo el asiento de atrás disponible. BANZAAAAAAAIIIII!!!!!

IMG_0975

La pareja de viejitos era de lo más amable, aunque nuestra comunicación, limitada por el idioma. Entonces se me ocurrió echar mano de algunas cosas que tenía como mi app de Japonés (donde la voz del smartphone decía la frase y yo la repetía – la mecánica era medio absurda, pero sirvió para generar sonrisas) y mi infografía a mano, en la libreta de bolsillo que andaba trayendo, de “mi viaje por el mundo”; eso ya la reventó y sirvió para crear el bond por el resto del viaje.

Dormimos, vimos parte del paisaje, cruzamos unos puentes muy de animé y la pareja, que al final se convirtieron por un rato en nuestros padres postizos, nos invitaron a almorzar, nos compraron una bolsa de snacks y un café/helado según cada una. Primera vez que comíamos en un “restaurant” (aunque fuera de estos de food court) y me acordé mucho de la escena de Lost in translation cuando Bill Murray mira la carta y escoge, apuntando con el dedo, a lo que le tincó más.

El tráfico hizo que nos demoráramos unas dos horas sobre el promedio entre las dos ciudades, las señales de tráfico diciendo “Tokyo” duraron casi tanto como cuando vi las señales de “Delhi” hora y media antes de bajarme del bus y la lluvia y niebla nos acompañó la mayor parte del camino, al punto que, en un momento, nuestro papá postizo nos señaló donde debía estar el Monte Fuji y no vimos nada. Con mejor tiempo, era uno de los mejores puntos para verlo :/

Así, ya de noche (tipo 8 pm), llegamos a central Tokyo sin tener muy bien idea de dónde quedaba el metro de “Ikebukuro”, donde nos dejarían, ni de dónde iríamos a pasar la noche. Nos despedimos con un abrazo -que los japoneses no saben muy bien como recibir- y con sus Arigato Gozaimas ^_^ !

on the road to Tokyo 2IMG_1064IMG_1065japan01

Ikebukuro: era de noche y sin embargo, había tanta luz que parecía hasta de día. Las opciones que barajábamos eran a) encontrar una plaza para acampar; b) hacer la hora hasta el día siguiente en un McDonald’s 24 hours. Cuando uno no está en el momento, se imagina que uno demás podría hacerla super WIN, carreteando hasta el otro día e historias locas y weas, pero lo cierto es que uno llega tan cansado que lo único en que piensa es en comer algo, -conectarse a internet- y tirarse en cualquier lado a dormir.

La extrema visibilidad del lugar, nos hacía dudar en si acampar sería la mejor opción, sumado a que se había puesto a llover de nuevo. Necesitábamos un parque, pero primero wi-fi para cachar dónde había un parque. Pasamos al Starbucks y –matcha latte en mano- nos pusimos a cachar dónde chucha estábamos y qué opciones teníamos -además de hacer la hora hasta más tarde, en el caso de ponernos con la carpa-. Luego, salimos a hacer un reconocimiento de terreno y, en un sector no muy lejano al metro, encontramos un pequeño parque o más bien una plaza que estaba un tanto protegido de las luces y del trajín. Listo. Ahora había que esperar unas 3 horas más ( D: ! ) y nos instalábamos. Nada que hacer.

Cuando se puso a llover otra vez (había parado un buen rato) y sin techo en la plaza, pensamos en cambiar la estrategia y devolvernos al Mc’s a comer algo y escondernos a dormir en el piso de más abajo, pero descubrimos que a esa hora sólo vendían take aways -los muy traidores-. De vuelta a la plaza a hacer la hora a como diese lugar.

Para nuestra suerte, la lluvia fue parando de a poco y después de mucho esperar a que ésta se vaciara de alguna gente que, en su momento, pensamos estaba en la misma que nosotras, nos decidimos armar la carpa en el área contigua donde vivía un indigente con un par de gatos. Era entretenido igual, ver la serie de personajes que rondaban el lugar, que se iban y volvían y asignarles roles o imaginar qué hacían y por qué estaban ahí (por ejemplo, el oficinista).

Cuando armábamos la carpa un señor japonés vino donde estábamos nosotras -y uno siempre se persigue-, nos miró curioso y entretenido y nos dijo algo en japonés que obvio no entendimos, luego le pasó a la Sofía un billete y se fue haciendo seña. Nos tomó por sorpresa y cachamos que el billete era de 5000 yenes!! algo que pagaba al menos por dos días completos de comida. ARIGATO GOZAIMAS, ARIGATO GOZAIMAS, ARIGATO GOZAIMAS, ARIGATO GOZAIMAS….

Un poco más allá el viejito se volteó para hacer seña otra vez. AMAMOS A JAPÓN con las personas de ese día (el día más barato EVER).

Ya. Entrar en la carpa, poner la alarma a las 5.30 am y esperar a levantarnos al día siguiente, sin novedad.

IMG_1076
research time
IMG_1079
la plaza
urban camping en Tokyo
urban camping in Tokyo

Aunque nos llovió durante la noche, no pasamos frío y la carpa resistió bien. Levantarse en la mañana en medio de la ciudad, en la urbe, en el concreto, en Tokyo… mientras los commuters salen a trabajar… HOW WEIRD. De entre los momentos más bizarros en años de viaje.

Después de cambiarnos ropa y asearnos un poco en el baño público de la plaza, partimos a tomar desayuno a una ciudad muy distinta de la que habíamos visto de noche: mucha basura en las calles y un cielo que hace días no veíamos tan claro. Al final, casi toda la gente que se juntaba a tomar desayuno en la plaza fuera del Teatro, éramos los pobres, los indigentes.

IMG_1089 IMG_1090 IMG_1093

la plaza donde acanpamos
la plaza donde acanpamos

Luego de un rato, nos pusimos a caminar hacia el metro para ir a conseguir unos mapas e irnos a nuestra homestay, la casa de Ihara.

Anuncios

2 comentarios en “Japón para pobres: Chapter 4

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s