Vietnam Diaries: Tam Coc

Luego de mi segunda estadía en Hanoi y el golpe de flojera que me hacía preguntarme si en verdad quería seguir conociendo más países y que me hacía acordarme del tipo que una vez conocimos en Koh Tao para la Full Moon Party y que nos dijo que ya llevaba como no se cuántos años viajando por el mundo y que no tenía intenciones de ir a la fiesta porque se sentía muy cansado y ahora sólo deseaba estar tranquilo en los hostales (Y en ese entonces yo no entendía cómo podía tener esa actitud…).

No sabía si ir a Sapa o a dónde, ya que igual me estaban sobrando días en el programa. Al final, siguiendo sugerencias, me decidí por ir a Tam Coc en Nihn Bihn un poco a las “bueno…y será”. Además Ingrid estaba allí y surgió la idea de seguir juntas en el viaje ya que teníamos contemplados casi los mismos destinos y habían dos puntos claves que nos convenía hacer juntas “moto por Phong Nha” y “High Van Pass”. En cualquier caso, la idea no me convencía mucho y no me atraía el ir a ver “el Halong Bay en la tierra” como le promocionan todos, pero necesitaba salir de Hanoi.

Sin programar mucho, me dí de alta en el hostal y partí caminando a la estación de trenes a tomar el único tren diario que iba hasta Nihn Bihn, la ciudad que contiene al pueblo de Tam Coc. El viaje en tren fue muy bueno, no sé por qué me recordó a Japón, pero muchos años atrás. De hecho pasaron una película gringa mala pero me entretuve viéndola y lamenté no alcanzar a terminarla antes de bajarme.

Llegando a mi parada, sabía que de Nihn Bihn a Tam Coc era una distancia larga y que había que hacerla en taxi o bien, lo que opté por hacer: arrendar un scooter de una y largarme por mi cuenta, total…por Tam Coc también había que recorrer en scooter. A la salida me fui a la guesthouse que había leído en internet que recomendaban y arrendé una Nuovo con ellos. Lo único que me dejó preocupada fue que tuve que dejar mi pasaporte y, me aweoné en no dejar el pasaporte viejo, dada la reputación de Vietnam.

Partí a llenar el tanque un poco complicada con las mochilas en la moto y no sabiendo muy bien si estaba yendo hacia el lugar correcto, ya que no había espacio para apoyar la daypack bien (la Nuovo es unibody). Pasé por una calle de una villa y me encontré con un grupo de escolares que corrieron a ayudarme cuando la mochila chica se cayó luego de virar. Los niños querían practicar su inglés y, en general, fueron bien simpáticos. Finally some local interaction.

De ahí partí a Tam Coc siguiendo las instrucciones que me habían dado. Las calles eran muy amplias, conectaban con la carretera y con varios buses y camiones…otra experiencia luego de andar siempre por callecitas estrechas rodeadas de foliage.

La entrada a Tam Coc es muy bizarra. A las afueras del pueblo están edificando y todo es a GRAN ESCALA, algo muy soviético en todo caso; grandes espacios con grandes construcciones que a uno le hacen sentir pequeño y despojado. Hay una rotonda que alberga fácil unas 3 o 4 pistas y unos pilares muy grandes, tipo Atenas o no se qué, para contener un flujo vehicular mínimo, casi fantasma…como aquellas ciudades Chinas con grandes proyectos inmobiliarios pero con apenas 10 familias viviendo en todo el complejo. WEIRD.

IMG_9511

En fin…una señora en una caseta trató de cobrarme una especie de peaje por entrar al pueblo mismo…WHAT?? le dije que entonces por qué el motorista que me había pasado, mientras estaba negociando con ella, no había tenido que pagar ningún peaje (todo me olía a timo)…me habló algo de por concepto de parking y entonces le dije que el hotel que había reservado (mentira, no había reservado nada) tenía parking gratuito y, entonces, me dejó pasar.

En el hotel, tuve la primera pieza privada del viaje, con cama doble, baño privado y hasta ventana con algo de vista. Siempre que llego a una pieza así, me siento millonaria, mientras que el resto de la gente sólo se fija si coincide con su categoría. Comí algo y partí a recorrer. Ingrid tenía la idea de irse al día siguiente en el bus nocturno hasta Phong Nha y, si la acompañaba, no me dejaba mucho tiempo pa recorrer Tam Coc, pero igual el pueblo se suponía no era muy grande.

El día se fue poniendo cada vez más gris. Fui a recorrer algunos templos y viewpoints. Me encantaba el ambiente de villa chiquita que tenía, muy local, con sólo unas cuántas tiendas y restaurantes. Debe ser muy lindo en verano, con los arrozales y todo, pensé, cuando llegué al viewpoint que tiene vista a los arrozales y al río por donde hacen los tours en bote. La niebla eso sí, igual le daba un toque muy místico, como los paisajes chinos de cuando mostraban a Shiryu de Saint Seiya, ahí entre los picos de las montañas. Junto a eso, Tam Coc es uno de los lugares más amigables que visité, la gente era muy honesta y diligente. Con apenas unos dongs me llené una bolsita con chocolates y otro cocaví muy rico.

IMG_9354IMG_9360

IMG_9406
me and my trekking pole on the scooter

IMG_9428

IMG_9432
the stairs to the viewpoint
IMG_9461
view from the viewpoint

IMG_9501

Ahí en el viewpoint, me encontré con Ingrid de casualidad y me recomendó visitar un templo que estaba un tanto a las afueras. Eran como las 4 pm y me dijo que podría alcanzarlo en moto. Ahí partí, siguiendo mi mapa fotocopiado, pero sin saber muy bien por donde me estaba metiendo. Recorrí villas con caminos de piedra y tierra, luego pasé por una carretera donde crucé un par de túneles (y tenía entendido que en moto ahí en Vietnam no se puede cruzar túneles…), uno que otro templo que me recordaban Koyasan y mientras seguía y seguía no veía otros turistas, empecé a sentir que ya no iba a alcanzar a visitar aquel lugar y que me había alejado lo suficiente como para tener que volver aplicando luces; ninguna idea certera de si estaba yendo en la dirección correcta o no y, además, estaba empezando a hacer mucho frío….hasta que ví a la distancia una figura gigante de Buddha –zen style-. Costaba un poco entender por dónde se llegaba y, para cuando lo averigué ya era demasiado tarde porque cerraban como en 10 minutos y desde el parking hasta el Buddha habían al menos 15 minutos de caminata. Anyway… lo peor era ahora tener que devolverme con aquel frío…había sido una tirada muuuy larga.

Acordamos partir al día siguiente en la noche en el primer viaje que haríamos en un night bus (de los que en Vietnam se escuchan puras historias malas) y, durante la mañana, hacer el tour en bote por el río. Me daba un poco de pena partir de Tam Coc, sobretodo por lo piolita que era el pueblo y lo buena onda de la gente de las villas, pero en verdad, no es que hubiese tanto más que hacer, sólo que a mi es algo que me agrada: pasar el tiempo en un lugar just for the sake of it.

En la mañana, antes del tour, fui a Nihn Bihn a devolver la moto. Por suerte, todo salió bien y no hubo atados con el pasaporte. De vuelta, opté por irme caminando, convencida de que máximo me tomaría hora y media llegar y, habiendo cruzado el Thorong La, ya no puedo quejarme. La gente me miraba muy extraño. Creo que era la única persona caminando en todo el lugar, pero ese mismo ritmo, me dió la oportunidad de ver un poco más el diario vivir de la gente: trabajando afuera de unos talleres, escolares en bicicleta que me hacían seña, gente trozando y vendiendo perro (fue la primera y única vez que ví), etc… me sentía muy contenta caminando, no haciendo lo que supuestamente tenía que hacer… hasta que, cuando estaba llegando a la entrada del pueblo, me ofrecieron llevarme en moto gratis, primero un tipo y luego una señora. Me fui con la señora :) Me sentía super WIN cuando llegué al pueblo.

IMG_9505
impressive wood carving

El tour en bote por el río era una de esas cosas pintorescas que, si se puede, conviene hacer. Los paisajes por los que te conduce el río son muy lindos y, en general, siempre que te llevan en bote es una experiencia muy placentera (porque uno no es el que va remando, claramente). Al pagar en la caseta, te asignan un bote y un local que rema con los pies, como haciendo bicicleta con remos. Lo negativo de esto, es que al final la persona del bote te pide una propina “obligatoria” y, si uno no les pasa una buena suma, te reclaman. Bueh…

IMG_9520IMG_9527IMG_9544IMG_9668

IMG_9669
the tunnels are so low that one can actually touch the rocks

IMG_9726

El resto de la tarde fue hacer tiempo hasta que llegase nuestro bus. Al final, habíamos hecho un grupo de 4 mujeres para el mismo bus, distintos destinos. El bus estaba casi completo cuando nos subimos y el viaje no estuvo tan mal. Los horarios de los buses nocturnos son un poco como en India, arribando a destino a horas absurdas en la madrugada y dejando, por ende, tiempos de espera extraños y somñolientos entre un lugar y otro. Llegamos tipo 4 am a Phong Nha.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s