Vietnam Diaries: Hue – Hoi An

Llegamos a Hue de tarde y el tiempo esta invernal, con llovizna y frío. Los del minibus son tan buena onda que nos van a dejar justo donde esta su oficina, que es justo en la callecita que da a nuestro hostal. Ingrid me había asignado la misión de bookear los hostales que yo considerara mejores. Esta calle, tenía un buen número de ellos más algunos de los restaurantes más baratos del área.

Ngoc Binh Hotel. Quedamos muy contentas con su servicio y su amabilidad. Desde el primer momento, no nos retuvieron el pasaporte como suele ser en Vietnam y nos dejaron descansar en nuestra habitación (por lejos, la habitación más barata que pagamos en Vietnam) antes de hacer todo lo del check in. Y pasamos harto tiempo en nuestra habitación, ya que los días siguientes el tiempo no mejoró y en verdad hacía bastante frío.

Teníamos la idea de visitar la ciudadela, ver algo de la ciudad y alquilar un scooter para irnos a Danang por el High Van Pass, el que se suponía iba a ser uno de los highlights en el viaje por Vietnam.

Hue es relativamente pequeño, al menos el centro, pero el mal tiempo y sus lluvias -impermeable puesto-, impidieron que pudiésemos salir demasiado lejos. Decidimos esperar dos días para ver si las condiciones mejoraban, pero tuvimos que descartar el High Van Pass en moto y, en cambio, bookear un bus hasta Hoi An, el último destino que haríamos juntas. Hasta Hué, no tenía mucha idea de hacia dónde iba a seguir, si más al sur -Dalat, Na trang, Mui Ne- o si simplemente iba a relajarme y pasar unos buenos días en pocos destinos antes de volar desde Ho Chi Minh a Tailandia, pero terminé bookeando un vuelo desde Danang hasta Ho Chi Minh y fuck the rest.

Pasamos de tiendas de ropa (muy buena variedad aquí en Hue) a cafés y a restaurantes. El que estaba en nuestra calle, tenía un muy buen menú con precios vietnamitas que, al verlos, entendimos cuánto demás habíamos estado pagando en otros lugares como Hanoi. En verdad, pese a ser muy pequeño Hue, en general, es muy acogedor y tuvimos unos días muy placenteros, que nos sirvieron como descanso en nuestra ruta de viaje.

No hay fotos de Hué.

Now, Hoi An

Tenía la fama de ser uno de los destinos más encantadores y preferidos de cualquiera que pisase Vietnam. Un lugar para quedarse más de un par de días y, con todo el hype y las recomendaciones, le había asignado al menos unos 4 días y me entusiasmaba llegar.

Tomamos otro de esos buses cama y la experiencia también fue buena. En el bus llevábamos como 4 o 5 motos en la parte del equipaje. Hacía frío y yo iba mirando la ventana con mi mantita.

La primera impresión eveningeriana de Hoi An fue muy buena. La ciudad estaba iluminada, mucha vida en las calles. La pieza de nuestro hostel era bien comfortable, sin embargo desde el check in ya se notaba la actitud negociante otra vez. Nevermind… salimos a cenar y pasamos por la ciudad antigua, la que atrae más miradas con sus farolitos de colores, sus edificios amarillos tipo Penang, el río… el ambiente bohemio de Hoi An, es el tipo de ambiente que a uno le dan ganas de gastarse la billetera gozando de cafés, tragos, postres, risas, souvenirs y todo lo que el hedonismo incite. La ciudad es lo suficientemente chica, sus pasajes son estrechos y tiene una actitud wabi-sabi que hace que todo se vea agradable y hermoso en su propio deterioro; una de las ciudades más estéticas que he visitado. Tuvimos la suerte de caer en un restaurant familiar muy bien atendido y con una comida muy rica, Bo Bo Cafe, el tipo de restaurante que me recordaba a estar en Tailandia yendo al baño de la casa, que era el baño para el público. La ciudad auspiciaba mucho.

IMG_0498
Hoi An charming old town’s night

IMG_0520

El segundo día algo empezó a desfigurarse. Fue muy entretenido ir por las tienditas de souvenirs, entrar a los templos -los gratis-, sacar fotos y ver los mil y un vestidos lindos del montón de sastrerías regadas por la ciudad… pero el ambiente era un tanto forzado y plástico. El que no consume en verdad no tiene mucho que hacer por ahí. Quizá porque empecé a reparar en este tipo de cosas, fuí notando progresivamente aquella mala fama vietnamita del oportunismo y del rip off… la gente no era ni la más relajada, ni la más contenta; los bocinazos ya no eran expresiones cotidianas de comunicación regular, sino expresiones de enojo y desagrado; las relaciones comerciales eran raras…es difícil explicar la sensación, pero uno se da cuenta cuando hay un interés por recibir el pago lo más rápido posible… tuve la mala suerte de tener que cambiar algunos dongs extra y terminé recibiendo menos dinero del presupuestado…en fin, sólo la sensación de satisfacción a medias cada vez que había una transacción de por medio. El ambiente me empezó a agotar en serio. Me sentí en una tourist trap y en el conflicto personal de sentirse estúpido por haber caído en ella; en el hacer lo mismo que todos, en el hacer por hacer, en la ausencia de “mi”. El día 3, fuimos a andar por el lado opuesto del pueblo, donde el ambiente es totalmente distinto: casas pobres, feas, sin atractivo, gallinas, perros callejeros, basura… sentí que de alguna forma no éramos muy bienvenidas en esa parte de la ciudad, pero lo preferí al resto…se sentía más real, al menos.

IMG_0611
daylight Old Town
IMG_0522
perfect spots for pictures around every corner
IMG_0589
wabi-sabi hoi an

IMG_0573

IMG_0617
more wabi-sabi scenes

El cuarto día Ingrid se fué a Danang a tomar su vuelo y yo salí a recorrer en bicicleta lejos del centro, hacia el lado de la playa para tratar de levantar el espíritu; Ingrid se iba y yo más encima tenía que quedarme en fucking Hoi An porque había sido demasiado generosa con las expectativas…. but guess what? Los paisajes eran más naturales, las villas eran más locales, habían huertos y animales, muchas plantaciones de arroz y gente trabajando en ellas, el sol estaba brillando más, no sabía dónde iba a parar o qué iba a terminar comiendo, pocos turistas, algunos caminos de nadie…la gente me sonreía :O Me sentía descubriendo un lugar secreto y era justo lo que necesitaba. Una vez alguien me dijo, mirando la portada de una revista de Jardines y decoración con un jardín armado en una propiedad de concreto con look muy chic:
– ese no es un jardín real.
Ese era, exactamente, el caso de Hoi An. Me alegré mucho de poder haber visto esa parte de Hoi An, porque de otro modo, hubiese terminado con una sensación negativa del lugar, como pocas veces me ha pasado en más de 3 años de viaje. De paraíso perdido, a paraíso recobrado.

IMG_0642
Ingrid making backpacking decisions
IMG_0651
shinny day away from town
IMG_0674
hoi an beach
IMG_0681
crops just next to the road, what a great idea
IMG_0722
local village in Hoi An
IMG_0707
life

IMG_0715

Al día siguiente, decidí partir a Danang (un día antes de lo previsto). Fui al terminal de buses locales y nadie me cobró extra como muchos viajeros denunciaban. El viaje fue entretenido y la gente del bus me indicó el lugar donde debía bajarme para llegar a mi hostal en Danang. Caminé bastantes cuadras bajo un calor progresivo, era la única occidental en cuadras y cuadras…paré a tomar un ice coffee y el dueño del local me ayudó a orientarme… anteriormente, un tipo en moto también me había ofrecido ayuda…  whaaat? Sería posible que Danang (AKA: don’t go there, there is nothing to see there) fuese el lugar más tourist friendly de Vietnam?

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s