Estuve en USA

What???…

ohcrap

por alguna razón la mayoría de la gente que conozco, pensaba que seguía en algún país por ahí, alguno de esos “países raros” por donde andaba en…Asia – aún si mis fotos de FB decían lo contrario/ahora sé que casi nadie de mis contactos ve mi FB). Y la sorpresa es mayor cuando les digo : USA.

Creo que para los chilenos, USA dejó de ser el anticristo hace bastante rato, pero aún persiste de algún modo esa idea supersticiosa del país “capitalista come guaguas donde todos son unos idiotas quién chucha se va a ir a meter ahí porque es para idiotas” (EVIL USA WHO’S TAKING OVER THE WORLD); pero varios igual crecimos con Disney, sólo que no solamente con Disney. Y ese es todo el punto.

Durante mis días de Working Holiday y luego en mi estadía en Asia, USA salió a colación bastantes veces y como un país menos malévolo de lo que alguna vez tuve memoria. Empecé a pensar en la costa oeste, el Big Sur de Henry Miller, los parques nacionales, la Castro street de Harvey Milk… en general: el territorio. Y no me pareció un mal destino.

Así, con un poco de curiosidad, de I’m afraid of americans y de ganas de conocer lo que podría ser el Byron Bay de “América”, es que terminé apuntándolo como destino de transición para el regreso a mi país de origen.

Tenía la meta de gastar lo menos posible en el ticket de avión para volver a Chile y, coincidentemente, una de las rutas más baratas pasaba por San Francisco (una de las ciudades más caras), lugar donde vivían mis tíos: Aquiles y Silvia. El ticket desde BKK, me salía apenas 480 USD, haciendo escala en Beijing -una ganga-: si además podía quedarme donde mis tíos y aprovechar de recorrer el área, antes de volver a casa, sería perfecto.

Así fue.

Dejar BKK fue un poco doloroso. Partí desde mi bungalow en Pai, cargando todo mi equipaje en mi fiel scooter; minivan a Chiang Mai; el último tren a Bangkok, que por primera vez casi pierdo debido a un inusual taco en Chiang Mai y donde al fin cené por primera y última vez; las últimas noches en el hostal de siempre; la última vez en Suvarnabhumi. En realidad no pensé nada como “la última vez” y traté de seguir el curso normal de cualquiera de mis viajes y, al final, el cuerpo y la mente se acostumbran. Incluso el último día, seguí descubriendo lugares y cosas en el buen BKK de siempre.

img_3162
my faithful scooter carried all my stuff for the last time
img_3165
first and last proper dinner on the train to BKK
img_3179
last Pad Thai
img_3190
Classic Suvarnabhumi

A bordo de Air China -la cual tenía muy malas reviews-, llegué a Beijing para una escala de 9 horas. Creo que ésta fue la peor escala ever.

La aerolínea no fue como las reviews, así que viajad tranquilos, lo malo parte por lo complicado que es pasar por rayos x en aquel aeropuerto, seguido de que está en remodelación de varias áreas y de las pocas opciones que hay para comer ligero donde te acepten USD. De haber sabido aquello antes… Travelex era la única compañía con una comisión de 20 USD!!!! por transacción (y yo tenía 20 usd para cambiar ¬¬). Eso me dejó con opción de algo así como unas papas fritas chinas y una coca cola que compré en un Duty Free donde me aceptaron USD. Eso fue todo en 9 horas. Igual, había dormido bastante poco, así que me dediqué a dormir por un par de horas en uno de los asientos tipo cama de un sector del aeropuerto. El AC iba y venía y tuve que darme un par de vueltas para poder cargar mis equipos y conectarme al wi-fi para dar señales de vida. No Google, no Gmail, no Facebook ni Whatsapp…welcome to China… lo había olvidado por completo. La espera se hizo larga.

img_3203
part of Beijing Airport
img_3207
Impressive how tall is the ceiling
img_3208
waiting room. good chairs and personal space.
img_3212
Air China, not as bad as you may think

Cuando por fin me embarqué de nuevo, me gustó ver por la ventana los edificios suburbanos y poder echarle algún vistazo a la ciudad gigante. Quería ver si divisaba alguno de aquellos ambiciosos proyectos inmobiliarios que han terminado en ciudades casi fantasmas y/o la densidad poblacional en términos arquitectónicos que alguna vez caché en “BRIC”.

A la mañana siguiente, ya estaba en USA.

Inmigraciones fue la más pesada de los 4 años, con varias preguntas formuladas de manera imbécil. Recoger las maletas también fue un poco confuso, hasta que me ví en libertad y salí a esperar a mis tíos. Hacía mucho viento, sentía ese frío distinto de las costas, uno que ya se me había olvidado después de tanto tiempo en el trópico. Me sentía un poco mal, entre cansada, con sueño, con frío y mareada por llegar a un ambiente donde la “vibra” se sentía demasiado distinta, como un poco impersonal.

Me puse el polerón, mis tíos me recogieron y me llevaron a la casa: mi nueva casa postiza con mi nueva pieza postiza.  Comí algo y me fui a descansar y morí por el resto del día.

Beginning of my days in the USA.

 

Anuncios

Un comentario en “Estuve en USA

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s